martes, junio 13, 2017

Todos sentados en una mesa, lo primero que recuerdo.

Una mesa larga parte de lo que siguiendo más adelante sería un quincho recientemente construído y conectado con una pileta. Una pileta chica, pero para nada despreciable.

Envuelto en mi burbuja de exitoína permanezco toda la noche, contando desde la tarde.
El comienzo: la pileta. Luego la radio, música de hipsters ligeramente pasada de moda, queriendo permanecer para siempre junto a Queen: imposible.

Olor a comida, y casualmente no un asado. Algo elaborado.

Personajes everywhere. El más recordable: el más detestable. No diría el más, sino el único.

En el pueblo dicen que a las ex-novias les pegó .- me dijo más de una vez ella después de esa fecha.

Lo destacable de este sujeto es el justo contrapeso a toda la sexualidad desplegada en mi cabeza los momentos previos y posteriores. Parece mentira pero ese contrapeso (vaya imagen para describir a semejante mastodonte) viene pintado para que todo lo demás tome potencia.

Recuerdo algunas miradas. Recuerdo su mirada perdida, perdida e intensa, como un farol en una noche de neblina. Tiempo después me enteré que aspiraba, y por el recuerdo de su mirada creo que no en pocas cantidades... ¡Qué importa!

Nunca tome esta catarata de impulsos como falta de interés hacia ella. Lo que sucede es que tengo varias cosas grabadas en mi cabeza que evidentemente son parte de mi selectiva memoria.

Son las más locas. Durante meses anoté en un cuaderno los distintos signos de todas las chicas con las que salí, y sin duda son las más sarpadas .- se lo tengo que adjudicar a un viejo y volador amigo.

Tengo pocas pruebas y no me gusta generalizar (no se porqué digo que no me gusta) pero mi intuición quiere creerle.

Yo como un completo inepto una vez más, sólo portaba una tuca para ese momento. Fue otro de esos actos de inconsciencia que casualmente alcanzó para que fumáramos los tres... como si lo hubiera medido con cronómetro... en el mismísimo momento en el que su hermano se acercó a pedirnos, ya no había más nada. Nada planeado.