jueves, septiembre 14, 2017

mentí conmigo el arte

helarte no es mi juego

mi arte es no tratarte

por eso es que me muero


me muerdo y te defino

entre algún otro sueño

pero como no me involucro

en tres segundos

muero

lunes, septiembre 04, 2017

tribu de reyes

el ojo pescado

millones de rompeolas

4 puntos cardinales

infinidad

sábado, septiembre 02, 2017

desactivo mi arsenal

cargado de sentido

saco filo a la lanza

cargo mi pared de COSAS

.

re invento

intento

invierNO

NO

.

silueta terminal aplaca

el aroma a lluvia

.

NO

miércoles, agosto 30, 2017

puedo partir a una persona

por la mitad con mi espada

no ahora

ni mañana

quizás nunca



puedo cruzar la línea y tirarme

por la pendiente de cabeza

no ahora

ni mañana

quizás nunca




domingo, julio 16, 2017

Esta noche descubrí el guión.

El secreto es la calma.

El compañerismo en la desaprobación.

Hay algo que sí y algo que no.

El rompecabezas forma la pieza faltante y la coloca lejos.

Si al ubicarse sigue ahí, nada tiene sentido.
Si no desaparece, es que nunca existió.

Pero el rompecabezas está y es real.

Las piezas están y son reales.

Las distancias no, por eso el capricho es posible.

viernes, junio 23, 2017

El don de la palabra. Compacta. Baja. Desestructurada.

La boca quieta, plana, la mirada entrecerrada.

Calma.




La boca calma.


El hipnotismo se encarga.

Los oídos encarnan. La transformación iniciada.

domingo, junio 18, 2017

Quiero conocer a mis raíces a partir del fruto de sus tallos.

Hacer ingeniería inversa de los resultados del aire y cada ambiente atravesado.

La química que me compone no es provecho de una sola voz.

Cada segundo y viento sol pegando entre cada poro.

viernes, junio 16, 2017

Eternamente moldeable. Una babosa entre tus piernas. Podría resucitar en una antena y conectar, conectar.

La vena del cerebro violeta colapsada. Silencio. Infusión, tensión.

Las matemáticas acompañan, la figura es el paralelismo. Paso un hilo, hago la cuenta, copio el siguiente. De tres, una se capitalizó. Magia.

Uno intensidad, dos estiramiento, tres capitalización.

Son mis ganas y ver la guía flotante. La línea de frente se transformó en un punto y todo es conexión. Magnetismo.

La punta del cuchillo a fuego intenso, en el borde de la mesa se dobla. Se elige la forma y se comienza con el plan.

La terminación es tan importante como el inicio. Una forma bien establecida potencia todo nuevo comienzo. Además, desde el ojo futuro-evaluador todo permanece intacto. Las coordenadas del final son parte de las coordenadas totales y parábola o corte significan mucho más.

Un buen sostén, un desenlace dudoso.

jueves, junio 15, 2017

Me desperté boca abajo esa mañana. Hubiera agujereado la cama si no fuera por el artefacto que mi mente diseñó en el mismo momento que me puse a pensar que... quizás... debería cambiar de posición: una boca entre las sábanas, abriéndose paso en el colchon y alimentada de la misma humedad que se escapó de mí.

Mi pierna entre las suyas, sintiendo cada borde de su entrepierna casi llegando a mi rodilla derecha. Ese aroma impregnándose en mi nariz como atravesando una cascada. El estar del otro lado te hace sentir seguro, escondido, a centímetros de la realidad pero inmerso.

Llevábamos días sin acabarnos. La última vez fue genial, no dejo de pensar en la causalidad.
Admito que en esos momentos lo intuía, que no me tomó de sorpresa.
De todas formas, la arrasadora realidad siempre es refrescante. Hay un cambio de estado y un paso nuevamente al arte de la guerra.

Nunca me gustó pelear, no le encontré el gusto a la sensación de que gane el más imbécil. Nunca me atrajo la victoria por ese lado. A nivel estratégico sí, de lo general a lo particular. Cuando el ambiente ya creó las características suficientes y se siente en el aire la humedad, cuando ya el desgaste apareció y aflora finalmente el núcleo de cada actor. Cuando los amortiguadores se gastan y se salen (generalmente enteros como vinieron de fábrica) todo empieza a tener más sentido.

El judo, la batalla cuerpo a cuerpo.

El que logra unificar toda su intensidad en el centro, y se siente capaz finalmente de cerrar los ojos y fluir. El que entiende la técnica a nivel ángulos y sabe que cada detalle aunque ínfimo es diferenciador.

miércoles, junio 14, 2017

Otra vez la gata cazó una rata...

Me desperté exaltado, el tamaño del roedor era imponente. Sus cabezas sostenidas en el mismo valor de Y. ¿Alguien mordía a alguien? El sueño ya no era tal.


martes, junio 13, 2017

Todos sentados en una mesa, lo primero que recuerdo.

Una mesa larga parte de lo que siguiendo más adelante sería un quincho recientemente construído y conectado con una pileta. Una pileta chica, pero para nada despreciable.

Envuelto en mi burbuja de exitoína permanezco toda la noche, contando desde la tarde.
El comienzo: la pileta. Luego la radio, música de hipsters ligeramente pasada de moda, queriendo permanecer para siempre junto a Queen: imposible.

Olor a comida, y casualmente no un asado. Algo elaborado.

Personajes everywhere. El más recordable: el más detestable. No diría el más, sino el único.

En el pueblo dicen que a las ex-novias les pegó .- me dijo más de una vez ella después de esa fecha.

Lo destacable de este sujeto es el justo contrapeso a toda la sexualidad desplegada en mi cabeza los momentos previos y posteriores. Parece mentira pero ese contrapeso (vaya imagen para describir a semejante mastodonte) viene pintado para que todo lo demás tome potencia.

Recuerdo algunas miradas. Recuerdo su mirada perdida, perdida e intensa, como un farol en una noche de neblina. Tiempo después me enteré que aspiraba, y por el recuerdo de su mirada creo que no en pocas cantidades... ¡Qué importa!

Nunca tome esta catarata de impulsos como falta de interés hacia ella. Lo que sucede es que tengo varias cosas grabadas en mi cabeza que evidentemente son parte de mi selectiva memoria.

Son las más locas. Durante meses anoté en un cuaderno los distintos signos de todas las chicas con las que salí, y sin duda son las más sarpadas .- se lo tengo que adjudicar a un viejo y volador amigo.

Tengo pocas pruebas y no me gusta generalizar (no se porqué digo que no me gusta) pero mi intuición quiere creerle.

Yo como un completo inepto una vez más, sólo portaba una tuca para ese momento. Fue otro de esos actos de inconsciencia que casualmente alcanzó para que fumáramos los tres... como si lo hubiera medido con cronómetro... en el mismísimo momento en el que su hermano se acercó a pedirnos, ya no había más nada. Nada planeado.

domingo, junio 11, 2017

¡Quiero tocar la batería! - me desperté.

Recuerdo esa mañana al azar entre las últimas que compartimos. Luego de un sueño tormentoso que no llego a hilar en este momento, me desperté con esa expresión y se la lancé en la cara. Fue lo primero que me vino a la mente y se lo dije. Todavía me pregunto el porqué.

Aquella madrugada había tenído un sueño recordable. Recordable como esos que al momento de abrir los ojos, aunque te hubieras despertado más de una vez durante la noche, no sabrías como comenzar a invocar.

Un disparo. Cerrás los ojos y enfocás al centro de tu frente buscando esa primer referencia que te lleve a la secuencia completa, o al menos a la mitad de algo feroz, de algo.

Deseás que tenga que ver con aquel otro momento que tanto te impulsa hacia el techo. Un recuerdo. Los tres sentados en la puerta de la casa de su amiga, sin saber bien cuál es el inicio de la escena. Todo trepa sobre rieles hasta un momento de alta tensión, al menos para mí.

No puedo evitar volar aunque mis labios permanezcan totalmente sellados. Las palabras se abrazan a mi repositorio de imágenes y se ponen a llorar juntas. Imágenes y palabras sin decir.

Recuerdo que nunca pude dejar de pensar en eso. Que más de una vez dominado por los saltos rutinarios entre piel y piel (otra vez cerrando los ojos) me iba en jet a esa imagen. Los tres en el patio de su casa, adelante del garage.

Los momentos más turbulentos de nuestra relación. El descubrimiento, las proposiciones. Mis ratones, porque finalmente únicamente eso son. Ojo, con eso no quiero decir que las imágenes atesoradas no hayan ocurrido, que no hayan sucedido.
Todo lo que recuerdo pasó y pasó con esa intensidad. La diferencia es como mi mente se encargó de editar, como si estuviera frente al programa de edición que ustedes quieran, esos exactos minutos. Esas palabras, esas miradas.

Por mucho tiempo creí (y aún sigo en esa línea) que todo fue a propósito. Que el único que llegó a hacer ese tipo de recopilación fui yo. Estoy convencido y eso no deja de darle el valor que tuvo para mi. Estábamos los tres en su patio, delante de su garage.

sábado, junio 10, 2017

de tapar

voy a de

destapar

con las manos

voy a de

destapar

el sol y aquello

voy a de

desarmar

cada pieza paso a paso

voy a re

memorar

como un gran

doctorado

voy a rociar

incendiar

a de re que

qué quemar

viernes, mayo 19, 2017

hay muchas

cosas fundamentales

hay muchas cosas fundamentales

hay cosas

muchas mentales

hay muchas cosas fundamentales

hay muchas

fundamentales

muchas fundas

mucho nivel ergonómico

y vuelos

sábado, abril 22, 2017

Tengo que exportar eso de mí.

Tengo que encontrar el formato en el cual poder exportar eso de mí.


Los ojos miran a los dientes.

Estamos en frente, y los ojos miran a los dientes.

Los ojos explotan en sus dientes.

Desde abajo y en forma ascendente.

Descubriendo los siguientes niveles.

Y los ojos que miran a los dientes.

Los ojos que atacan a los dientes.

Y los dientes que atajan a los dientes.

Y los ojos que miran ascendentes.

Y entre dientes que se miran en niveles.

Son los dientes que se antojan ascendentes.

Y los ojos que se miran.

Y sus dientes.

Ascendentes.

domingo, marzo 26, 2017

creí que te pedía ayuda

en realidad 

me estabas 

pidiendo

para comprar

Ayudin

miércoles, febrero 22, 2017

un hombre cualquiera

el amigo de un amigo

proyecta de cada idea

no vivida:

una película