jueves, febrero 19, 2015

Ésto fue un sueño

Una habitación en llamas permanece inquieta mientras su puerta ya se abrió. En el borde, en el marco, varias cajas con contenido denso sostienen el fuego. Las cajas, de cartón, nunca se incendian.

Sokoban prendido sosteniendo el interior de las cajas. Estás moviendo los contenidos cuando el tesoro te grita. Será que lo que buscás no tiene nada que ver con esto que estás tan cerca y ya te incorporaste. De pie vas a permanecer sin las dudas que te traían, es que todo necesita un poco de calma.

Estar parado te obliga a mantener las funciones vitales activas aunque estén muertas, mal hechas por dentro. Disparar contra un incendio es increíblemente útil, según cómo se lo mire.


No hay comentarios.: