lunes, diciembre 20, 2010

si hubiera sabido

que mis manos preceden al viento

desde aquella vieja forma que soy

lo hubiese aceptado.

siempre creí lo contrario:

el viento precede a mis manos.

las explosiones que las componen

generan rompeolas y un gran calor

que en vez secar la tierra

la reviven,

resalta

radiante

porque el sol que impregna su mejor

y no destruye, es mi mano

domingo, diciembre 19, 2010

desde la experiencia

el fin de las palabras

es por fin un objetivo

mas que lo imaginable

se trata de sujetarse

al relieve del vaso

las burbujas

su movimiento y el choque

lo vacío, los dientes

la presa y el viaje

se miran entre sí pero no entienden

como es que llegaron a ser parte del mismo momento

escena

vacía botella apunta al techo

y la explosión que sube

y hacia los poros de la piel difuma