miércoles, abril 22, 2009

guardá la pasión en el cajón

que me acaban de embargar la ternura

sólo me queda la moribunda

reencarnación del desparejo

y combinado reflejo

de la anteúltima vida

cuando asumí aquel día

o aquella noche en el sueño

estando despierto

sentado estaba

no había más dudas

yo estaba dormido

yo me iba a dormir

quedaba muy poco

para levantarme

la otra mañana

yo no faltaba más

quedaba muy poco