martes, abril 21, 2009

detrás de tu espalda

me encuentro boquiabierto

despertando a la velocidad del sonido

del crujido de la puerta

destilante de azúcares

completamente hundida

revive desde l' adentr

rugido de la madera aquel

sombría rara, desdichados

quien entendió el graffiti

yo lo vi quebrando

gritando su razón de ser

igual que al despertar

en este amanecer

de guardaespaldas, arribos

brutales madrugadas

pieles mordidas, ladridos

comparsas al ritmo

de un tango colorido

el verso

y la última curda

"Ya sé... no me digás... Tenés razón!...
la vida es una herida absurda,..."

tan joven y tan viejo espero

la vista, el panorama

una muerte relajada

un beso de otro lugar