sábado, marzo 14, 2009

claramente le pidió la exclusiva

con su frase mejor

esperó ser exacto y persuasivo

aunque no se durmió

después de encontrarle el ritmo

su primera disuasión

desparramó por su sangre el agua

y el agua pronto fue vapor

un salto de metros impuso

la caída el polvo levantó

soy la excusa perfecta, le dijo

y una combinación acertada

¿qué más le puedo pedir al espejo?

yo con un café me contento

podría durar menos aún

no me importaría morir

podría jurártelo

más allá de la fantasía

disparando

contra vos y tu desconexión

con ahínco, se esmeraba

se arrodillaba, gemía y arriba