lunes, marzo 09, 2009

el motor del miedo es el límite

convivo con el virus

te pido esperanza que me dejes en paz

a la del orgasmo estampada

una llamada de emergencia

una estabilización

antes de la respiración profunda

más allá del tecnicismo

y de las coartadas

la lluvia tenue en las hélices.

entra tarde a la escena y se confunde la letra

encuentra una llave

se come las eses y su flequillo garpa.

da la tercer vuelta

y el preceptor le indica la ventana

ella sin problemas se arroja con los pies adelante de la cabeza

una exquisita escena

tanta muerte en el asfalto

pero la cosa se vuelve tenebrosa

aparece un policía ansioso en su afán de violarla

ella y su corsette son ultrajados

delante de la multitud y sin disimulo

escabulle sus dedos por debajo de la falda

camina por los bordes hasta mojarla

y de golpe la escena muta hasta la cocina del diablo

una propina negada en el bosque y hasta luego

la diversificación de la escena te encandila

estrellas que empiezan a caerse te acercan

cada oración es un posible final

solo mi voluntad te obliga a cerrarlo