domingo, febrero 22, 2009

el vacío despertando la necesidad del tiempo cumple con mi ansiedad la escena. después de recoger la estela de una pena se sienta a observar como me miro al espejo con tanto estupor. no importa en lo más mínimo el tamaño de las pupilas mientras sean dos. comprendo que la dilatación de tu poesía te mantiene en este sabor, y que es tu capricho. y como capricho es tu esencia... soy nómade sin haber tenido la oportunidad de elegir. tengo la fuerza justa para esconderme entre las rocas.
- esperá... antes de levantarte ponete esta camisa. Odio verte desnuda caminar con tanta luz. La blanca, la arrugada, no quiero que uses una nueva.