sábado, febrero 14, 2009

en la prehistoria de la razón

se acostó tiernamente el pensamiento

entre las ganas y la penuria

apoyó su cabeza entre las hojas

miró hacia el techo desnudo y se le dio,

- Que te pongas esas botas de cuero
- Ahora que nadie te ve separá las piernas pero sin dejar de mirarme a los ojos

cuando absorbe las gotas

- Parece que lo encontraron estrangulado

son un ensamble desde la escritura

y esperan

- Doble
- Me rasguñaste el hombro con el colmillo y no te lo pedí
- Es que te vi tan presa
- No es excusa que tus dientes brillen por mi ausencia

desde el cruce de las ramas caídas nació el juego

fuego adentro

dos horas después se desataba la búsqueda

antes de los nudos