lunes, enero 26, 2009

lo tremendo sucede en la distracción

en tu mareo de flores psicodélicas

más que un par

la cantidad de pétalos que fueron

cada uno de todos éstos me quedo

uno a uno posiciono por tus formas

y entre ellas el camino que te trazo

el escondido late desde adentro

mientras los otros se reorganizan

van dejando su rastro

en la conquista de sus pasos

se ordenan los conceptos en la flor

que va cayendo hasta los precipicios

por todos los costados

nacen pétalos nuevos

por entre tus dedos nacen bocas

de las bocas nace un aire

el aire riéndose refresca

pobres éstos dos humanos

plantados y atados por sus bocas

quebrándose desde el centro de sus lenguas

en vez de comprender que son sus dedos

lo que rítmicamente proponen
después de la vida en telenovelas

y antes del último corte comercial

espero el timbre sonándome la nuca

vamos a buscar una copa de ron

así el sabor de boca no es el fin

comenzando por la columna vertebral

nos curvamos entre los sueños

para atribuirnos significados

y cuando querramos bajar

nos vamos a encontrar con una

(blancos efectos especiales)

escalera por la derecha y un

tobogán por la izquierda

una almohada en el suelo

un techo en el 2do piso

escaleras horizontales y diagonales

sombras dentro de las macetas

exhibiéndonos como somos

sombras en las macetas

apocándonos como somos

plantas desde los túneles

toda la tierra opaca