jueves, enero 15, 2009

como enamorarte de una piel que de cascara se tiñe

trato de enseñarme ese deporte olímpico

el que camina de día se ríe del otro

y la forma sentencia de reojo te mira

cuando las transformaciones exceden el paso

que de formas se trata el contenido decime

nos atamos las zapatillas y los pies en las piernas

giramos nuestro eje y boca abajo despertamos

levanté la cabeza lo suficiente para darme cuenta

que a las siete de la mañana no era de noche

que el deseo oculto empapado de plastilina

es más fuerte cuando se reproduce en ella

olías a furia estomacal

bailando entre los dedos

entre los fuertes, no los decorados

y la estrella reflejada en la bola de cristal

traslucía que ya no era blanco era violeta

imperativos de colores y chascos remotos

compresión y salvataje estelar que dice

"buenas noches sombra de la risa"