sábado, noviembre 08, 2008

cedí a la invitación que el calor me supo hacer

luego de alzarte y apoyarte por sobre la mesa

tu falda me empezó a comentar al oído que uno

que uno que la mira endiablado

propone que las corrientes de aire caminen

que se choquen las malditas corrientes de aire

y después de contarme caprichosamente ésto

la maldita comenzó a besarme

me robó más de quince besos, seguidamente

yo para no quedarme girando, espectante

1 a 1 fui devolviendo favores, comiéndote

la comprometida mordida vigilando

la falda, esa maldita, fue subiendo

el ojo entre tus piernas me miraba

punto a punto descociendo éstas caricias

ropainterior? no entiendo esa palabra

cuando se desnuda mi lengua todo cae

eso es porque renaciendo me distrae

hasta espacio tiempo largos rincones

escondites de la nada cuando ríen

pero cuando acierto y suelto las manos

el camino que tus pieles me dedican

se mezcla con el néctar de este juego

y me guiñan al oído algún mensaje

que inevitablemente cobre lento

lento y suave

pisando tus caderas con mis besos