domingo, junio 22, 2008

cuando dice eres tan dulce
y choca la piedra al agua
cuando trata de nadar eso
precipicio al aire cede
cuando la gravedad sofoca
desliza la mano paciente
mientras la realidad provoca

quebrante melancolía
de un pasar que no quisieras
de un vivir que nunca esperas

pero no hay rimas mordidas
tantas veces que ya muertas
no sepan querer tenerte
expectante como nunca
esperando la maniobra
robándote tanta vida
porque... al final de cuentas
quién devuelve los minutos
retenciones sin derecho
y en estos momentos serios
no robarte es mi derecho