domingo, junio 15, 2008

Todo ha de ser nombrado, y cuando digas su nombre la cosa será, porque el cielo es azul y el piso es duro porque alguien lo dijo, y no sería así si no existiese la voluntad de mencionarlo