jueves, julio 05, 2007

- Y entonces... ¿qué?, ¿te vas a ir?, ¿así sin nada más?.
Te voy a mandar a buscar, voy a recorrer la ciudad hasta el fondo de tu cuerpo y cuando te encuentre te vas a olvidar hasta tu nombre.
Por que cuando se me mete algo en la cabeza no paro.
Porque cuando te metés en mi cabeza te amparo, te guardo y no te dejo ir.
Tengo derecho… después de todo es mi cabeza.

- En parte.

- Cuando la quebraste en dos tuve que cederte el control por caballerosidad, no hay otra razón. Te dejé tenerme y tenernos a tu antojo.

- Despertate de una vez.