miércoles, julio 04, 2007

Me encanta mojarte los labios mientras, cogiéndote con los dedos, te beso la nuca al tiempo que acerco mi verga (curva, desafiante, dura y de pie) a tu culo.
Dos dedos se escabullen en tu fuego y dos lenguas se unen mientras vamos calzando nuestros cuerpos en un rompecabezas.

El pensamiento se anula y las pieles se rozan peligrosamente. Te tomo de la espalda y te llevo hacia delante para penetrarte mejor… tomándote de la cintura con una mano, colocando la otra sobre tu nuca. Y así la situación se torna casi violenta. Ya casi con mi verga fuera de tu cuerpo, y sin sacar la cabeza, te embisto…

…y en la vida real... el instante anterior, al desaparecer…

<>

…y en la vida anterior… el instante real, al desaparecer…

Se escapa… recorre tu entrepierna bajando rápidamente hasta tu rodilla… tibia.