viernes, junio 08, 2007

El amor es entonces la razón más profunda, y, la única válida, para ignorar al pensamiento como unidad abarcadora de subdivisiones correlacionables infinitamente