jueves, mayo 17, 2007

Despierto ya está, y la vida le volvió como el bumerang que soltó hace minutos atrás cuando por último recurso dejó caer no una, ni dos, ni tres… sino siete explosivas pastillas por su añeja boca.

“Tic-tac”, su aliento fresco y su vida intacta.