viernes, marzo 23, 2007

- La humedad de tu sexo, cayendo hasta lo más profundo, la tierra se abre y la lava emerge.
- El calor...
- Tus llamas están formadas por el frío más intenso, tu frío quema. Olvidate de lo poco que quedaba de tu presencia terrenal que sin duda vamos a desaparecer un instante antes. Vamos a perder la vista, el oído, la razón. Tus ojos blancos van a confundir dos mundos, van a elegir el más puro, pero van a volver a nuestra realidad. No se controla.
- Hay que ganárselo. Somos parte nada más.
- El todo es posible, la nada es la meta.
- Unite a mi.- Lo deseó, asumió su rol y se perdió en el tiempo.

- Casi acorralamos al último entorno salvaje, ¿No?
- En el momento menos pensado... es cuando creés haberlo ganado todo... cuando terminás perdiendo para siempre.
- Es un eterno círculo.
- Todo es un círculo.
- ¿Qué sos?
- Soy el tiempo disfrazado de futuro, mañana, hoy, una ilusión.
- Abrí, desnudame el alma, no dejes viva ni la más perezosa huella de...
- El famoso plano, no existe, te descubrí.
- ¿De qué se supone que hablás?
- Tu confusión, tu falso poder, es tu autoengaño.
- ¿Cuándo?
- Descubrilo vos misma, atacá tu debilidad.
- Nunca me vas a atrapar.
- Necia.
- Necia y todo, te gané.
- Ya te desnudé, mirate.
- Delirio,... sos complice del delirio.
- Mirate.

- ...Sos un carcelario.
- Ambos.
- Sos preso de tu inocencia.
- Es la última gota de pureza en el aire.
- Respirala y desnudame.
- Una feroz pérdida de tiempo.
- Ilusión, ayer, mañana, hoy, el tiempo, ilusión.
- Teneme cuidado, soy mejor de lo que pensás. No te olvidés que la evolución es constante. Tus ganas de vivir serán infinitas, pero jamás vas a alcanzarme, estamos en planos distintos. Solo rebajo mi aura para darte falsas esperanzas, tu ilusión me llena de placer. No puedo acabar, te dejaría alcanzarme por un momento y la causalidad me encontraría indefensa. No nos conviene.- Parecía segura en su discurso.

Simple, todo lo hace simple.
Otorga la descripción panorámica perfecta para el mutismo: ver pero no tocar.
Si los fines son perversos, el desarrollo lo es más todavía.

- ¿Qué sentís? ¿Me ves?.
- No existo.
- Ilusión, ahora, ayer, mañana, ilusión.
- Atrapame si podés, hacé tu mejor intento.- Me susurró al oído

Su respiración aumenta mi ansiedad, cada vez que inhala, cada vez que exhala, me quita un poco más de mi esencia, se alimenta de mi paciencia.
Me contiene, me reduce y me explota la capacidad de razonar.
Es una penosa simulación de un extremo juego de sumisión. Es como cortarme la respiración de a poco sin ningún premio.
Ese mismo sagrado sabor escondido en sus más profundas reflexiones que te ahoga en el libertinaje de su distracción. En cada casillero que avanza.

- Decilo. Me deseás.

No me miró. Modificó mi percepción del universo.

Se escapa trepándose por la curva mas afilada del abismo, se burla de él.
Se burla de mi.

- Viví.
parece que no eh



joer